Rubén Darío (1867-1916)

Nació en Nicaragua. En su mocedad adoptó posturas progresistas ante los problemas de América. Pronto conoció las nuevas tendencias poéticas, en particular las de origen francés. A los 21 años alcanza su primer éxito con Azul publicado en Chile en 1888, obra que de alguna manera sintetizó los elementos dispersos y apresentes en la poesía y las prosas de los escritores del ciclo anterior. En 1892, cuarto centenario del Descubrimiento, viaja a España y conoce a los principales escritores. Vuelve a España en 1899, ya como un ídolo, y comparte las amarguras de la Generación del 98. Desde 1900, como DIPLOMÁTICO, vive en París, en Madrid y América. Vivió intensamente: los excesos minaron su salud y le llevaron a una muerte prematura ( a los 49 años).

ESTÉTICA

Todo cuanto se ha dicho sobre el Modernismo se aplica en grado eminente a Rubén Darío. Él logró la síntesis definitiva entre lo parnasiano (Parnasianismo: escuela de poetas franceses [1866-1890] que practicaban el arte por el arte (doctrina de Victor Hugo y defendida por los parnasianos franceses, según la cual el fin del arte es sólo producir efectos esétticos, sin tener en cuenta otras consideraciones morales sociales, políticas, etc. y construían sus poemas con gran rigor formal. influyeron sobre los modernistas), lo simbolista (escuela poética francesa del S. XIX, con claros influjos del modernismo. éstos reaccionan contra los parnasianos y románticos y tratan de crear una poesía que sugiera la vida íntima del poeta mediante correspondencias entre ella y el mundo de los objetos. De este modo buscan tambéin sonoridades y ritmos que sugieran un estado espiritual semejante al suyo. De ahí su preferencia por el verso libre (v. Libre = se sujetan a las leyes métricas normales; su medida y su rima [cuando ésta existe] . Quedan al arbitrio del poeta) . No hay que confundirlos con versos blancos o sueltos. versos blancos se sujetan a las demás leyes rítmicas (acentos, pausas, número de sílabas, etc.) pero carecen de rima.

Versos sueltos son los que yendo en una composición en que la mayoría de los versos riman, carecen de rima.

En R. Darío hallamos los temas paganos exóticos, legendarios, cosmopolitas. . . o la intimidad doliente. Su estilo ofrece variados tonos: lo frívolo, lo sensual, lo meditativo, la exaltación patriótica. . . y siempre asombra con su dominio de las más diversas formas. Sus deslumbrantes imágenes, su fuerza sensorial y su sentido de la musicalidad resultan proverbiales. Insistamos en el enriquecimiento de la métrica que llevó a cabo.

TRAYECTORIA Y TÍTULOS PRINCIPALES

Tras varias obras primerizas en 1888 publica el ya citado AZUL que señala el nacimiento de un nuevo estilo, pórtico triunfal del Modernismo. Libro revolucionario que conmueve al mundo de letras hispanoamericanas y europeas. AZUL, color simbólico, color de lo ideal, el poeta camina hacia la inmortalidad porque viene de lo azul y va hacia lo eterno. Con este libro Darío rompe los viejos moldes. Azul que comprende prosa y verso, pero ambos de de índole igualmente poetica, nos dan al lírico de talla colosal. Su maestría es ya patente en los poemas a ls cuatro estaciones o en sus sonetos escritos en alejandrinos, a la francesa. Muy famoso es el dedicado a Caupolicán. En 1896 publica PROSAS PROFANAS: estamos en el apogeo del Modernismo. El libro VERDE, podríamos llamarlo en contraposición a AZUL. El libro ya del imperio de los cisnes de belleza formal. La nota musical que nos traslada a Grecia y a Francia del S.XVIII, la pagana, la versallesca que ama los placeres refinados, la elegancia sutil, el esplendor dorado. En la métrica es el libro de mayor diversificación y el de la preferencia por los más musicales: el decasílabo de Blasón , el dodecasílabo de Era un Aire Suave, el alejandrino renovado por influencia francesa, y el endecasílabo, uno de los más viejos de nuestra lírica, pero diversificado también para extraerle todas sus armonías con el cambio de acentuación. Darío eleva la poesía a una altura estética insospechada en composiciones como "Era un aire suave," "Sonatina", "Blasón" etc. Darío desata su curiosidad y placer en un mundo nuevo de objetos mitológicos, orientales y de Francia rococó. Hasta la evocación del campo argentino y español hay un "espejo deformante" fabricado en París.

La poesía de PROSAS PROFANAS representa la esencia del "MODERNISMO" tanto en el predominio de las imágenes exóticas, liras, colias, ebúrneos cisnes, bufones escarlatas, pavos reales, siringos agrestes, púberes, caméforas. Y los ambientes aristocráticos. Versalles, el Mikado, Chipre, etc. Los personajes idealizados, la divina Eulalia, la princesa en su jaula de marmol. Lo cosmopolita; los bienes ya realizados en artes plásticas o musicales, el prestigio de Grecia, Roma, la Edad Media, la Francia del S. XVIII; pero en cada uno de ellos resuenan las demas, esta unidad se nos muestra con distintos temples sentimentles: El tono frívolo, la elegancia, los juegos, las"risas y desvíos", las danzas son manifestaciones de un culto al arte puro; es un esteticismo que considera el arte como superior a la vida e implica una voluntad seria, difícil y casi religiosa de expresion honrada.

En 1905 publica CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA, libro otoñal del poeta, al que se le va escapando la juventud. Dramas íntimos. No hay nunca en Darío la gran tragedia. Fue siempre aquel niño grande que le tuvo miedo a la muerte, pero un miedo físico, corporal. El miedo de un gran sensualista enfermo de soledad espiritual. Desde Azul (1888), se vislumbraba su preocupación por el gran misterio de la vida. La muerte, lo obsesiona ahora como cosa concreta que pondrá fin a los goces de la carne. En este libro la temática se diversifica más y se hace más grave. Ya no es el francés de la vida versallesca, ya no es el parisiense de los placeres refinados. Ahora aborda el tema español. Vuelve por los fueros de la raza y le canta a la España del S. De Oro, la clásica e imperial, no la decadente de su tiempo. Amó siempre el esplendor, la púrpura, el oro y el armiño, y se inspira en la España de los Felipes, grandiosa y colorista. Darío manifiesta preferencia por el tema americano, pero su obra tiene mucho de poesía ocasional, como su Salutación al Águila. Y vendrá el rápido derrumbe físico del gran artista que lanzará su más alto acento metafísico en "Lo Fatal", donde se observa un gran cambio: junto a lo pagano o lo erótico, aparecen tonos graves, inquietud, amargura. La preocupación humana, a veces al filo de lo social, como en "Salutaciones del optimista", "A Roosevelt", en la "Letanía de nuestro Señor don Quijote". No menos importante es el cambio psicológico del poeta, si antes su preocupacion era el placer, la vida bohemia, la búsqueda de las sensaciones raras, en una palabra el HEDONISMO, ahora por primera vez mira hacia adentro, se preocupa por el destino personal y por el significado de la existencia. Esto es lo que se encuentra en poesías como "Yo soy aquel" "Lo fatal" y los tres nocturnos. No hay que olvidar que en HISPANOAMÉRICA LAS OLAS LITERARIAS EUROPEAS SE MEZCLABAN: los poetas leían a los parnasianos y después a los decadentes, Darío se guió por Victor Hugo y modelos parnasianos, leyó también a Gautier, Leconte de Lisle, Cautelle Mendés.

En la gran reforma predominaba la versificación regular (después de 1920 se desata el torrente de versos amétricos en America). Sus invenciones y restauraciones, combinaciones métricas, cambios de acentuación, rima interior, inesperados choques y dislocaciones de sonido, esquema libre, asimetría de estrofas, asonancia, consonancia y disonancia en juegos rápidos, prosa rítmica, audaces quebramientos de la unidad semántica del verso.

Sonatina [1893]

La princesa está triste . . . ¿qué tendrá la princesa?

Los suspiros se escapan de su boca de fresa,

que ha perdido la risa, que ha perdido el color.

La princesa está pálida en su silla de oro,

está mudo el teclado de su clave sonoro;

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.

Parlanchina, la dueña dice cosas vanales,

y, vestido de rojo, piruetea el bufón.

La princesa no ríe, la princesa no siente;

la princesa persigue por el cielo de Oriente

la líbelula vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa acaso en el príncipe de Golconda o de China,

o en el que ha detenido su carroza argentina

para ver de sus ojos la dulzura de luz?

¿O en el rey de las Islas de las Rosas fragantes,

o en el que es soberano de los claros diamantes,

o en el dueño orgullosos de las perlas de Ormuz?

¡Ay! La pobre princesa de la boca de rosa,

quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,

tener alas ligeras, bajo el cielo volar,

ir al sol por la escala luminosa de un rayo,

saludar a los lirios con los versos de mayo,

o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,

ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata

ni los cisnes unánimes en el lago de azur.

Y están tristes las flores por la flor de la corte;

los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,

de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

¡Pobrecita princesa de los ojos azules!

Esta presa en sus oros, esta presa en sus tules,

en la jaula de mármol del palacio real,

el palacio soberbio que vigilan los guardas,

que custodian cien negros con sus cien alabardas,

un lebrel que no duerme y un dragón colosal,

¡Oh quien fuera hipsipila que dejó la crisálida!

(La princesa está triste. La princesa está pálida.)

¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!

¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe

(La princesa está palida. La princesa está triste)

más brillante que el alba, más hermoso que abril!

--¡Calla, calla, princesa --dice el hada madrina--,

en caballo con alas, hacia acá se encamina,

en el cinto la espada y en la mano el azor,

el feliz caballero que te adora sin verte,

y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,

a encenderte los labios con su beso de amor!

"Sonatina"

1. Formada por 8 sextinas de v. alejandrinos (con una cesura que lo divide en 2 hemistiquios), rima consonante (AABCCB)

2. PARALELISMOS; "que ha perdido la risa, que ha perdido el color" (I, v. 3 )

" La princesa no ríe, la princesa no siente;" (2, v. 4 )

" quiere ser golondrina, quiere ser mariposa," (4, v. 2 )

"Está presa en sus oros, está presa en sus tules," (6, v. 2 )

"La princesa está triste, la princesa está pálida" (7, v. 2 )

"la princesa está pálida, la princesa está triste" ( 7, v. 5 )

3. ANÁFORA: "O en el rey de las islas de las rosas fragantes"

"O en el que es soberano de los claros diamantes"

"O en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz" que es soberano de los claros diamantes"

4. ALITERACIÓN "La princesa persigue por el cielo de oriente" (2ª E)

5. EPÍTETO "pobre princesa" (4ª E) Y "feliz caballero" (8ª E)

6. PERSONIFICACIÓN / PROSOPOPEYA: se desmaya una flor ( 1ª E) "estan tristes las flores" (5ª E) y el palacio soberbio" ( 6ª E)

7. METÁFORA: "los suspiros se escapan de su boca de fresa" ( 1ª E) , "el trueno del mar" (4ª E)

"la jaula de mármol del palacio real" (6ª E ), y al encenderte los labios con su beso de amor" (8)

8. PRECIOSISMO: " (uso de piedras preciosas) "Los claros diamantes. . . Las perlas de Ormuz" (3ª E), "la rueca de plata" (5), "la jaula de mármol" (6ª E)

9. IMÁGENES DE FLORES: rosas (3ª E), lirio (4ª E), jazmines, nelumbos, y dalias (5ª E)

10. IMÁGENES DE ANIMALES QUE VUELAN: pavos reales y libélula(2), golondrina y mariposa (4), halcón y cisnes (5), hipsípila (7)

UN ESPÍRITU DE UNIVERSALISMO Y LA NECESDIAD DE ESCAPAR QUE ERA COMÚN EN

EL MODERNISMO: Ruben Darío crea otra realidad usando escenarios exóticos o históricos y mitológicos.

a) las referencias a lugares exóticos o extranjeros:

Oriente (2); Gioconda China, Ormuz (3ª E), el Norte, Occidente y el Sur (5ª E)

b) alusión mitológica: un lebrel que no duerme y un dragón colosal" (6ª); "hada madrina" (8ª E); "en caballo con alas. ..(8)

EN LAS FRASES PRIMERAS de cada estrofa se enfatiza el estado emocional de la princesa:

"¿qué tendrá la princesa?" (1). "¡Ay! La pobre princesa de la boca de rosa" (4)

"¡Pobrecita princesa de los ojos azules!" (6)

MUSICALIDAD TÍPICA DEL MODERNISMO:

a) los paralelismos y las anáforas: crean repetición armoniosa;

b) el título: "Sonatina" es un tipo de música como el concierto

c) la rima consonante, v. de arte mayor y la métrica del v. alejandrino (14 dividida en 2 hemist.)

 

"Sonatina" de Rubén Darío: nivel semántico

La Edad Moderna

-modernista / moderna:

Modernismo è alienación

"[la princesa] ha perdido la risa, que ha perdido el color." v.3

"La princesa no ríe, la princesa no siente," v. 10

Estos versos muestran que la princesa no hace nada y tampoco habla con nadie, alienación de su ambiente.

Siglo XIX -segunda mitad-

è --sociedad burguesa y materialista:

"La princesa . . . v. 1

"el príncipe de Golconda o de China," v.13

Estos versos muestran la sociedad moderna burguesa. Personajes de la aristocracia.

"en su silla de oro," v. 4

"Está presa en sus oros, esta presa en sus tules,

en la jaula de mármol del palacio real," vv. 32-33.

"el palacio soberbio que vigilan los guardas, / que custodian cien negros . . ." vv. 34-35.

Estos versos muestran, una vez más, el aspecto materialista de la época.

Al referirse a los negros, tal vez se está haciendo alusión a reinos desconocidos y lejanos. O tal vez se refiera a la presencia de un sector burgués que pide reformas sociales (no privilegios), ya que los negros representan el sector inferior de la burguesía.

èLa modernizacion de la vida social, económica y cultural del mundo hispánico.

Todos los ejemplos en esta parte son reprepresentaciones de la vida social, económica y cultural del mundo hispánico.

Escritores: alienación:

è -- se sienten aislados y marginados

--actitud crítica frente a la realidad

--el poeta quiere escapar del poema. La tristeza y la alienación de la princesa representa su alienacion de la sociedad a causa del nuevo mundo moderno.

è -- tendencia al escapismo"

"quiere ser golondrina, quiere ser mariposa, tener alas ligeras. . . ir al sol por la escala luminosa de un rayo . . ." vv. 20, 21 y 22

Estos versos representan que la princesa quiere escapar de su realidad. Estar libre de sus problemas.

Literatura en hispanoamérica: movimiento de libertad

è -- búsqueda del camino de la expresión individual

--abandonan las formas tradicionales y experimentan con nuevas formas

"Oh, quien fuera hipsipila que dejó la crisálida," v. 37

"-Calla, calla, princesa --dice el had (madrina)--" v. 43

"-en el cinto la espada y en la mano el azor, el feliz caballero que te adora. . ." vv. 45-46

El poeta usa referencias mitológicas y lugares exóticos que no son comunes de este período sino que pertenecen a culturas pasadas.

Hay idealización de la belleza femenina:

"Oh visión adorada de oro, rosa y marfil," v.39

"Los suspiros se escapan de su boca de fresa," v. 2

"para ver de sus ojos la dulzura de luz," v. 15